Así empezó Engadget en español

Muy a menudo me preguntan sobre los inicios de Engadget en español, y en vez repetirlo una y otra vez, he decidido escribir este simple post como una breve reseña.

A principios de 2005 la compañía para la que trabajaba (CompuCom) me transfirió a un proyecto que requería de mucho viaje. Consistía en instalar los clientes y servidores en 400 agencias de un banco, y mi trabajo se basaba en visitar cada agencia (con otros dos compañeros), analizar la situación, buscar la ubicación para los equipos, y después organizar la instalación. Con mucho tiempo solitario en hoteles empecé a pasar conectado a internet por largas horas todas las noches. De alguna manera terminé en Gizmodo, y leyendo los comentarios me enteré de la existencia de Engadget. Desde un principio Gizmodo me pareció un poco vulgar, y ya que parecía un requerimiento escoger un bando, me decidí por leer Engadget.

Al poco tiempo me di cuenta que Engadget había abierto una versión en chino, y por lo tanto me pareció que la posibilidad de abrir una en español sería interesante.

Desde la época de TechTV con Leo Laporte (yo estaba en la escuela secundaria en ese entonces) me pareció que el público hispanoparlante se merecía algo similar: programas dedicados 100% a la tecnología. No había encontrado nada similar a Engadget que sea en español, y por lo tanto decidí comunicarme con ellos para ofrecer mi ayuda, sin esperar ni siquiera una respuesta.

Pasaron al menos 3 meses hasta que inesperadamente recibí un email de Alberto Escarlate. Me preguntó si todavía estaba interesado, le respondí que sí, y me pidió que escriba tres artículos de prueba. A las pocas horas le envié los artículos, y unas horas después me dijo que estaba contratado.

Hasta ese entonces mi experiencia con blogs se limitaba a uno personal que abrí en 2002 y en el que escribía poco, y que más de una vez me metió en problemas con alguna novia. Esta vez las cosas eran distintas, porque me iban a pagar por escribir en internet, y aunque era muy poco dinero, no dejaba de ser una posibilidad impresionante.

El 23 de junio de 2005 empezamos a publicar artículos. Digo empezamos porque los editores éramos tres, pero no mencionaré los otros dos nombres para no causar conflictos. Es que resulta que los otros dos editores no tenían un buen dominio del español, y si a eso le sumamos que la plataforma no permitía escribir tildes o eñes, el desastre de nuestros inicios estaba más que asegurado. En fin, el 27 de junio de 2005 Jason Calacanis anunció Engadget en español en alguna conferencia desconocida para mí, y la gente empezó a visitarnos.

Como digo, el desastre del inicio estaba garantizado debido a la calidad de los editores (yo no era ninguna maravilla), y los problemas técnicos adicionales. Nos dijeron que Google Translate podía hacer un mejor trabajo, y que no íbamos competir con los otros blogs… ¿otros blogs? ¿Existían otros blogs en español?… Así me llegué a conocer de la existencia de FayerWayer y Alt1040.

A las pocas semanas me di cuenta que Engadget en español era un entidad independiente y libre de manejarse como le parezca, por lo tanto pedí unos cambios de personal, y la posibilidad de contratar más gente. Al mismo tiempo apareció la oportunidad de iniciar Autoblog en español, y tuve el gusto de dar mi punto de vista con respecto a los editores. De esta manera apareció Alberto Ballestín, que después de unos meses (¿años?) en Autoblog pasó a formar también parte de Engadget en español.

En fin, en los primeros meses de Engadget en español resistí las críticas con valentía y aprendí de los errores. Al poco tiempo conseguimos un poco de renombre, y conseguimos contratar uno o dos editores adicionales.

Las fechas me fallan, pero en un momento Alberto B. y yo quedamos como los únicos editores en Engadget, y después de un tiempo llegó José Mendiola, que continúa con paso firme a cargo de los primeros artículos de las mañanas.

Unos meses después se unieron Drita y Carlos Martínez, y después Elena Henríquez. Así llegamos al equipo que tenemos hoy.

Otros editores han venido y se han ido. Unos se marcharon por cuenta propia, otros porque se tomó la decisión. De todas maneras, me considero amigo de casi todos los editores que han pasado por Engadget, porque simplemente son gente maravillosa.

Engadget nunca ha sido un “trabajo” para mí, porque siempre he tenido mi trabajo durante el día, y después he dedicado tiempo a Engadget. Algunas personas se sorprenden de saber que no me dedico a Engadget a tiempo completo, pero mi vida se ha organizado de esa manera. De todas formas, me dedico a la tecnología más que en tiempo completo, y desde hace unas semanas tabajo como Systems Programmer para la universidad de Yale (una de las mejores del mundo).

No hace falta que me alargue más con este cuento, porque a grandes rasgos, esta es la historia de Engadget en español, que de una manera u otra ahora es uno de los sitios en español más importantes del mundo. No niego que nuestra vinculación con Engadget en inglés haya ayudado para ser lo que somos, porque ayuda en mucho, pero más que un producto secundario de Engadget en inglés considero que todos los Engadget somos una sola familia, porque trabajamos en equipo. He trabajado de cerca con Peter RojasRyan BlockJosh Topolsky y Tim Stevens, y todos los equipos que han colaborado con ellos (Josh FruhlingerNilay PatelDarren MurphChris Ziegler y tantas otras personas maravillosas que debería nombrar pero no lo hago por no alargarme hasta el infinito), y esto lo digo como señal de que Engadget es una sola familia, sea en español, en inglés, en chino (con Richard Lai) o en japonés (con Ito).

Engadget me ha dado grandes satisfacciones y grandes amistades. No sólo he podido conocer a personalidades de la tecnología por medio de mi trabajo en el blog, sino también a gente en muchísimos lugares del mundo. Ha abierto las puertas para que conozca a nuestros lectores, para tener seguidores en Twitter y amigos en FacebookGoogle+ y todas las otras redes sociales que aparecen y desaparecen.

No hay que malinterpretar lo que digo. El trabajo no ha sido fácil, porque mantenerse como líder es algo que requiere de mucho esfuerzo, pero las recompensas no podrían ser más grandes: las amistades.

Por último, debo mencionar el futuro, y es que veo grandes éxitos en el camino de Engadget en español. Es lógico que el sitio siga creciendo mientras más interés exista por la tecnología, y mientras más personas que hablen español consigan acceso a internet. Yo sólo me considero una persona extremadamente afortunada de ser parte de esta revolución y tener la oportunidad de dedicarme a mi pasión: la tecnología.

Leave a Reply